Granada

674 907 116

24/7 URGENCIAS

674 907 116

Contacta por WhatsApp

Abrir una puerta cerrada o bloqueada

Si te ves en la necesidad de abrir una puerta cerrada o bloqueada, aquí puedes encontrar la solución al problema.

De vez en cuando, puede suceder que bajo el estrés de llegar tarde, se da un portazo sin tener el cuidado de llevarse la llave.

Además, como con todos los componentes de una casa, pueden surgir problemas con una o más cerraduras, que pueden ser la razón por la que están bloqueadas. Aunque esta situación puede parecer normal, la verdad es que es sobre todo estresante y puede incluso llevar a cambios de humor.

Sin embargo, si ya se encuentra en esta situación, no hay necesidad de preocuparse, ya que descubrirá en este artículo todos los pasos que puede dar para resolver esta desafortunada situación de la manera más simple posible.

Razones que pueden hacer que una puerta se haya bloqueado

Aparte del hecho de que una puerta puede atascarse porque se deja una llave dentro, otra causa puede ser un problema mecánico.

Un cilindro que no funciona bien o un cilindro roto puede ser la causa de una puerta bloqueada.

¡Pero ten cuidado! Este problema no se debe necesariamente a la calidad de la cerradura. Girar la cerradura puede hacer que un cilindro se desgaste y causar fallos de funcionamiento.

Otra razón para este problema, podría ser un intento de robo.

En realidad, durante un robo, la prioridad no es mantener los objetos de la casa en buenas condiciones.

Sin embargo, si la puerta se atasca, lo más probable es que el daño no esté hecho todavía.

Por lo tanto, excepto en el caso de una llave olvidada, es esencial hacer un diagnóstico claro de las razones que causaron que la puerta se atascara antes de pensar en una solución.

Usar objetos cotidianos para abrir una puerta cerrada o bloqueada

abrir una puerta cerrada o bloqueada

Lo primero que hay que hacer para abrir una puerta cerrada o bloqueada es intentar abrirla con objetos cotidianos, como por ejemplo:

  • Una tarjeta de crédito
  • Una radiografía
  • Una botella de Coca-Cola de plástico
  • Un trozo de alambre

La tarjeta de crédito para abrir una puerta cerrada o bloqueada

Lo primero que se puede usar para abrir una puerta atascada es una tarjeta de crédito.

Y por una buena razón, es lo suficientemente fuerte y delgada como para caber en la puerta.

Sin embargo, aunque este método tiene buenas posibilidades de éxito, cabe señalar que nunca se puede ser demasiado cuidadoso.

Después de la operación, la tarjeta puede quedar inutilizada porque está dañada.

Lo mejor es elegir una tarjeta que te importe lo más mínimo.

  1. Una vez elegida la tarjeta de crédito, el siguiente paso es sostener la manilla de la puerta con la mano que menos te sirva (usa la mano izquierda si eres diestro, y viceversa).
  2. A continuación, enhebrar la tarjeta sobre la cerradura y luego moverla de arriba a abajo, como un cuchillo cuando se cortan verduras.

Recuerde mover la puerta durante la operación para aumentar las posibilidades de que se abra.

Usar una radiografía para abrir una puerta cerrada o bloqueada

Este es el método más fácil, aunque las posibilidades de que tengas una radiografía son escasas.

Además, para que funcione, es imperativo que la puerta no tenga doble cierre. Se pueden utilizar en todo tipo de puertas, excepto las que no tienen cerrojos biselados.

El objetivo aquí, como con la tarjeta de crédito, es empujar el cerrojo biselado (sin el cual esta operación no puede funcionar) fuera de la puerta.

  1. Desliza la radiografía en la puerta y luego golpea el picaporte con ella, girando la manija hacia arriba mientras golpeas la puerta para abrirla.
  2. Una vez que la radiografía está al otro lado de la puerta, el siguiente paso es subirla lo más rápido posible sin parar.

La botella de plástico de Coca-Cola

Otra solución interesante es usar una botella de Coca-Cola debido a su robustez. Si no tienes uno a mano, puedes ir a una tienda de comestibles o a tus vecinos para conseguirlo. Entonces córtalo y aplástalo tanto como sea posible aplicando mucha presión. Deberías tener algo lo suficientemente plano y delgado, pero tan sólido como una tarjeta de crédito.

Entonces, todo lo que tienes que hacer es aplicar el mismo proceso que en los otros, que es llevar el objeto a la puerta para abrirla.

El alambre como solución para abrir una puerta cerrada o bloqueada

No pensamos a menudo en el cable, pero es una herramienta muy eficaz que puede ser utilizada de muchas maneras diferentes.

La primera es pasar el cable por encima del cerrojo biselado, entre la puerta.

El segundo es introducir el cable directamente en la cerradura y jugar con él para abrir la puerta. Sin embargo, para que funcione, es esencial tener un cable bastante fuerte que se rompa en 2. El primero entrará en la cerradura y se dirigirá hacia abajo, luego el segundo entrará en la cerradura y se dirigirá hacia arriba. En cada lado, abrirán cada uno de los pasadores del cilindro.

Contacte con un cerrajero para obtener los mejores resultados para abrir una puerta cerrada o bloqueada

Si has probado todos estos métodos sin éxito, o si no llevas contigo alguno de los elementos listados para estos trucos, la solución que funcionará siempre es usar un cerrajero.

Este es un profesional que pondrá su experiencia a su servicio para resolver el problema. Sin embargo, es importante encontrar un artesano competente y fiable. Esto evitará tener que llamar a un cerrajero para formarse, porque su seguridad y la de su hogar son lo primero. En su lugar, opte por profesionales reconocidos que le ofrezcan una garantía de seguridad, como es el caso de la elección de un cerrajero de Hlocks en Bruselas. Para encontrarlos, todo lo que tienes que hacer es hacer algunas búsquedas, teniendo cuidado de notificar el nombre de tu ciudad.

Una vez allí, lo primero que se podría decir es que el cerrajero utilizará más o menos los mismos métodos que los detallados en la primera parte. Sin embargo, no olvides que el cerrajero tiene cierta experiencia y ha dominado los gestos correctos.

Por último, también es esencial pedir una factura para evitar las posibles situaciones que puedan surgir.

Tomar medidas preventivas: cambiar la cerradura

Si la razón del atasco de la puerta es mecánica, puede ser capaz de resolver el problema con estos simples métodos. Sin embargo, es importante prevenir posibles complicaciones futuras. La mejor manera de hacerlo es cambiar la cerradura permanentemente. De la misma manera, es igual de esencial cambiar la cerradura en caso de robo. ¡Dicen que es mejor prevenir que curar!

Cambiar la cerradura

Aunque las posibilidades son bajas, la cerradura puede dañarse mientras se intenta abrir la puerta.

En este caso, no tendrá más remedio que cambiarlo. Sin embargo, necesitará un cerrajero para esta operación. Para ello, asegúrese de obtener los mejores servicios de cerrajería teniendo en cuenta su presupuesto, para no morderse los dedos después.

Instalar un sistema de seguridad

En caso de robo, es aconsejable instalar un sistema de seguridad.

De hecho, una alarma, entre otras cosas, asustará a los ladrones y los empujará a huir al mismo tiempo.

Junto con una cámara de vigilancia y detectores de movimiento, el sistema le permitirá vigilar lo que sucede en la casa mientras está fuera. Hay todo tipo de sistemas disponibles, y algunos ofrecen una relación calidad/precio muy atractiva.

Además, para completar el cuadro, puede confiar la gestión de su casa a una agencia de seguridad.

Una vez más, hay varios, y sólo tendrá que hacer algunas investigaciones en su ciudad.

Estar en buenos términos con tus vecinos

Si no tienes mucho dinero, la solución más simple es construir buenas relaciones con tus vecinos. De esta manera, en caso de robo, estos últimos (si están presentes) podrían alertarle desde su casa sin ponerse en peligro.

Una vez recibida la alerta, puede contactar con la policía que irá a la escena para intervenir adecuadamente.

Deja un comentario

Llamar ahora